viernes, 18 de abril de 2014

LA MODA EN LA HISTORIA - LOS AÑOS 40


 
La moda de  los años 40 se caracteriza por representar la estrechez económica y los problemas políticos de la Segunda Guerra Mundial que comienza en 1939.
Las prendas tienen una fuerte inspiración militar; en su mayoría son compuestas por trajes de dos piezas en tonos neutros, masculinizados con hombreras. Dada la necesidad, se empiezan a combinar de diferentes maneras para conseguir diferentes looks.

Las confecciones y las telas, están controladas por los gobiernos; estas, debían cumplir ciertas normas de confección respecto a metros, así que las faldas se acortan un poco más, y también las chaquetas.
Los trajes son de cortes sencillos, sin pliegues, bolsillos, ni a penas dobladillos. Las telas escaseaban, pues la mayoría de confecciones estaban orientadas al ejército; la seda se utilizó casi en su totalidad para hacer paracaídas, por lo tanto, las medias fueron practicamente inexistentes, y se sustituyeron por calcetines.

 
A demás de que los tejidos comienzan a ser cada vez de más baja calidad, también se ven obligados a ahorrar tela y se generalizan los vestidos de cortes simples; el fourreau, fue el más popular, y lo más llamativo fueron los estampados.
Lo habitual era una forma recatada y discreta de vestir, acorde con unos tiempos en que no cabía la frivolidad y la imagen de diva ya no estaba bien vista.

 
La prenda más sexi de la época fue el short, surgido de la necesidad. Aparece la falda de tubo, y el estiletto en 1940. Los zapatos más populares fueron (a demás de los peep-toes) las cuñas de yute, atadas con cintas que se aprendieron a realizar en casa, como también los tocados y bolsos de mano.
Los complementos eran la forma más fácil de avivar las prendas sencillas, y los cinturones se combirtieron en un must, por lo que se acentúa la cintura.

 
También el touche of red es una manera muy recursiva para potenciar un look, tanto con complementos, como lipstc rojo, y muy oportunamente Max Factor, había lanzado en 1940 su True- Color, de larga duración.

También nace el vestido de cocktail, más elegante que el vestido de tarde, pero menos formal que el de noche, pues nunca llega hasta los pies, es más económico, y se puede utilizar en diversas ocasiones.
El pelo tiene un largo medio, arreglado con ondas, y muchas veces cubierto con pañuelos, para disimular los cabellos descuidados por la escasez.

Lana Turner con "victory rolls"
Lauren Bacall
En la década de los '40, el cine también está marcado por la Segunda Guerra Mundial. Los estudios de Hollywood también se suman a la contienda y su producción cinematográfica se orienta hacia el conflicto.
Gilbert Adrian, fue el modisto que más actrices vistió. Célebre por distinguir y despuntar a las grandes estrellas, su recuerdo está casi siempre ligado al diseño de los zapatos rojos brillantes que luciría Judy Garland, en el personaje de Dorothy en Mago de Oz (1943).
Pero fueron numerosas las artistas que portaron sus creaciones: Joan Crawford, Ingrid Bergman, Jean Harlow, Catherine Hepburn, Lana Turner...
Por su parte, Lauren Bacall, se consideró la mujer más elegante de Hollywood, y tampoco podemos olvidar a Rita Hayworth en su papel de Gilda, como referente en la época.

Ingrid Bergman y Humphrey Bogart
en "Casablanca" (1942)

La Guerra, como sabemos, terminó en 1945, pero hicieron falta dos años más, para que las mujeres, afectadas por la crueldad del conflicto, se atrevieran a cambiar las formas.

 
Y aquí podemos originar un debate interesante:

En 1947, Christian Dior, realiza su primer desfile en Paris, y deja al mundo enamorado de este, con el que aparece el llamado "New Look" que revolucionaría la moda de aquellos años.
Aquellos modelos, suponen un cambio radical en las siluetas, sugiriendo fragilidad y feminidad, con los hombros torneados, cintura estrecha, y falda de gran vuelo, confeccionada con grandes cantidades de tela, a 20 cm del suelo. Esta colección, llamada Corolla, representa la elegancia clásica y la recuperación del lujo y el exceso.

Christian Dior 1947
 
Pero un año antes, en 1946, Balmain, había presentado una colección de faldas acampanadas y estrechísimas cinturas, de la que, la prestigiosa escritora Gertrude Stein (gran impulsadora del arte del S. XX) presente en el desfile, comentaría que estos diseños, constituirían "el new look francés".

Balmain 1946
Pero remontándonos bastante más atrás, en 1939, Cristobal Balenciaga, presenta en su colección sus
famosos "vestidos infanta", de clara influencia historicista, amplísimo vuelo, y pequeño polisón trasero.
En 1940, diseña numerosos vestidos negros de día, que resaltaban las caderas con corte princesa o peplum.

 Balenciaga año 1939 y década de los '40
 
Sin embargo, en 1947, el año de Dior, aparece su colección Toneau, con una silueta mucho más moderna, y que seguiría de moda, incluso durante los años '60.

Colección "toneau"


No hay comentarios:

Publicar un comentario